Página de Práctica de Accidentes Automovilísticos

En el 2000 hubo un total de 17,663 choques causados por conductores que exhibían estas conductas agresivas al manejar. Si usted ha sido víctima de un conductor agresivo, haga clic aquí para dejarnos saber sobre su caso.

Gracias por contactarnos Manuel Gonzales, P.C. Su mensaje ha sido enviado.

Llámenos ahora o rellene el

formulario abajo.

Nombre:


Teléfono:


Correo Electrónico:


Comentarios:

Accidentes Vehiculares: Enlaces de Internet

Comisión Federal de Intercambio Comercial
Ofrece materiales educativos sobre automóviles para el consumidor.

Instituto para la Información sobre Seguros
Incluye información sobre la seguridad de los automóviles, seguros para autos, conductores adolescentes y más.

Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras / Instituto de Datos sobre Pérdidas en las Carreteras
Presenta clasificaciones de vehículos, datos sobre seguridad, publicaciones y más.

Administración Nacional de Seguridad de Tránsito en las Carreteras
Ofrece estadísticas sobre choques y artículos sobre accidentes automovilísticos, seguridad de productos y seguridad para pasajeros menores de edad.

Consejo Nacional de Seguridad
Información sobre el manejo de vehículos. Presenta artículos sobre el mantenimiento de autos, la seguridad de las bolsas de aire y los cinturones de seguridad y más.

Accidentes de Vehículos Motorizados - Generalidades

Los casos que surgen por accidentes automovilísticos son los más comunes entre los casos de lesión personal dentro de nuestro sistema de tribunales hoy en día. Esto no es para sorprenderse, ya que cada 10 segundos hay alguien en los Estados Unidos que está involucrado en un accidente automovilístico según la Administración Nacional de Seguridad en el Tránsito [National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA)]. Salvo en aquellos estados donde hay una ley para casos “sin culpa”, estos típicamente se rigen por las leyes de negligencia. Generalmente las personas que operan automóviles deben ejercer “cuidado razonable bajo las circunstancias." No ejercer ese cuidado razonable se considera negligencia. Una persona que opera un vehículo negligentemente puede estar sujeta a pagar los daños a una persona o propiedad, causados por su negligencia. La persona lesionada, conocida como la parte demandante, tiene que probar que el demandado fue negligente, que su negligencia causó el accidente y que el accidente causó las lesiones del demandante. Si usted ha estado involucrado en un accidente de vehículo de motor, no vacile en buscar la asesoría legal de los abogados con experiencia del bufete Manuel Gonzales, P.C. en TX para proteger mejor sus intereses.

Culpabilidad

Al igual que ocurre con otros tipos de accidentes, la determinación de quién tiene la culpa de un accidente de tránsito es cuestión de identificar quién fue negligente. En muchos casos sus instintos le dirán que un conductor, un ciclista o un peatón actuó con descuido, pero no le dice cuál fue la regla o reglas que la persona infraccionó. Las determinaciones de culpabilidad pueden ser complicadas y un abogado del bufete de Manuel Gonzales, P.C. estudiará una serie de fuentes, como lo son informes de la policía, leyes de tránsito estatales y testigos, para ayudarle a usted a determinar quién tuvo la culpa de su accidente.

Los tribunales se fijan en una serie de factores al determinar si un conductor fue negligente. Estos factores incluyen, pero no se limitan a lo siguiente:

  • Desobedecer señales o letreros de tránsito;
  • No hacer una señal al virar;
  • Manejar por encima o por debajo del límite de velocidad indicado;
  • Hacer caso omiso de las condiciones del clima o el tráfico;
  • No manejar por el lado derecho de la carretera; y
  • Manejar bajo la influencia de drogas o alcohol.

Causas de Accidentes Automovilísticos

Un conductor puede ser responsable civilmente por un accidente debido a su conducta intencional o imprudente. Un conductor imprudente es aquel que maneja sin tomar en cuenta la seguridad, “haciendo caso omiso en forma temeraria y deliberada” de la probabilidad de que puede causar un accidente al manejar de esa forma. A un conductor se le podría encontrar que ha sido imprudente, por ejemplo, si maneja de una forma amenazante o con ira en la carretera [“road rage”] y a consecuencia de eso causa un accidente. (También se le pueden formular cargos penales por esa conducta). La “ira en la carretera” se define como una "agresión con un vehículo de motor u otra arma peligrosa cometida por el operador o pasajero contra otro vehículo de motor, o una agresión precipitada por un incidente que ocurre en una vía de rodaje."

En el 2000 hubo un total de 17,663 choques causados por conductores que exhibían esta conducta agresiva al manejar. Según una encuesta reciente de la NHTSA, más del 60 por ciento de los conductores consideran que las formas inseguras que tienen otros de manejar, incluyendo el exceso de velocidad, son una amenaza personal importante para ellos y sus familias. Cerca del 30 por ciento de los encuestados dijeron que su seguridad había sido amenazada durante el transcurso del último mes, mientras que el 67 por ciento sintió esta amenaza durante el transcurso del último año.

Las organizaciones para la seguridad en el transito y de orden público están renovando sus esfuerzos para identificar y penalizar a los conductores agresivos—aquellos que exceden la velocidad, se acercan demasiado a la parte trasera del vehículo que va adelante, cortan bruscamente de un carril a otro, encienden y apagan sus luces delanteras como un gesto de frustración e incurren en otras prácticas peligrosas al conducir. La NHTSA define la agresión al conducir como una progresión en las acciones ilícitas al manejar un vehículo, tales como:

Manejar a exceso de velocidad—exceder el límite rotulado o demasiado rápido para las condiciones existentes;

  • Cambios de carril inapropiados o excesivos;
  • No hacer señales para indicar las intenciones del conductor;
  • No fijarse si el movimiento se puede hacer con seguridad; o
  • Rebasar en forma inapropiada—no indicar su intención con señales, o usar el carril de emergencia para rebasar.

Para Evitar Accidentes

Si usted se enfrenta a un conductor agresivo, la NHTSA recomienda que usted tome las siguientes acciones:

  • Sálgase del camino: lo primero y lo más importante, haga todo lo posible por salirse del camino de esa persona.
  • Deje su orgullo de lado: no desafíe al conductor agresivo aumentado su velocidad o tratando de retener su lugar en el carril por el que va transitando.
  • Evite mirarle a los ojos: el contacto visual algunas veces enfurece al conductor agresivo.
  • Evite hacer gestos: no le haga caso a los gestos y no los haga usted tampoco.
  • Reporte a los conductores seriamente agresivos: usted o un pasajero puede llamar a la policía (pero si usa un teléfono celular deténgase primero en un lugar seguro).

Conductores Ebrios

Cada 30 minutos hay alguien en este país que muere en un accidente donde hay alcohol de por medio. El año pasado hubo más de un millón de personas lesionadas por accidentes de tránsito relacionados al alcohol. En una demanda que surja a raíz de un accidente causado por un conductor ebrio, (además de que el conductor embriagado será responsable por las lesiones que haya causado), un establecimiento que venda bebidas alcohólicas para consumo en el lugar o un anfitrión en una actividad social pueden ser responsable civilmente por daños si le sirvieron tragos a un invitado o cliente obviamente embriagado, quien entonces salió manejando y causó el accidente. Sin embargo, el hecho de que la persona que le sirvió bebidas alcohólicas al conductor embriagado puede ser responsable no releva al conductor embriagado de su responsabilidad. Los abogados en el bufete de Manuel Gonzales, P.C. conocen las leyes que rigen sobre la responsabilidad civil y pueden ayudarlo a identificar quién puede ser el responsable por sus lesiones, incluyendo a personas o establecimientos comerciales que usted tal vez no haya considerado.

Accidentes que No han sido Causados por el Conductor Involucrado

En ciertos casos hay factores que causan los accidentes y que no están relacionados a la conducta de algún conductor en particular. Por ejemplo, puede que sea un defecto en el automóvil de la persona el que cause el accidente. En ese caso, puede que el fabricante del automóvil sea el responsable por las lesiones que haya causado el defecto en el automóvil bajo la ley de responsabilidad civil por productos. Una demanda de responsabilidad civil por un producto es la que se entabla contra la entidad responsable por ese producto defectuoso que ha causado la lesión personal al consumidor o usuario. Si el fabricante de un producto crea un producto defectuoso—ya sea en su diseño, fabricación, o rotulación del producto, el fabricante puede ser civilmente responsable por cualquier lesión que el producto cause.

Puede que un conductor no tenga la culpa de un accidente donde el mecánico no ha reparado debidamente un vehículo y esa falla es la que causa un accidente. En ese caso, la persona que reparó mal el automóvil y su patrón pueden ser civilmente responsables por las lesiones sufridas bajo la teoría de negligencia.

Otros factores, como carreteras con mal mantenimiento y señales para el control de tránsito inoperantes, pueden contribuir a causar un accidente también. El diseño, mantenimiento, construcción, rotulación, iluminación incorrectos, como también otros defectos en las carreteras, incluyendo árboles y postes para el tendido eléctrico u otros servicios públicos mal ubicados, también pueden causar accidentes serios. En casos como estos, las entidades gubernamentales pueden ser demandados potenciales. No obstante, hay reglas especiales que se aplican a las reclamaciones o demandas contra agencias de gobierno y es critico obtener buena asesoría legal del bufete de Manuel Gonzales, P.C. para preservar y ganar dichas reclamaciones.

Conclusión

En todos los casos anteriores, es esencial que las víctimas de un accidente tomen medidas rápidamente para preservar la evidencia, investigar el accidente en cuestión y obtener médicos y otros testigos peritos para evaluar completamente cualquier lesión. Si usted ha sido víctima de un accidente automovilístico reciente, no dude en llamar a los abogados diestros del bufete de Manuel Gonzales, P.C. en la ciudad de Houston, para que evalúen su situación y determinen los mejores métodos para que usted obtenga cualquier compensación que esté disponible por los daños sufridos.